Junto al bosque

Historias pequeñas y grandes

Creaciones (2) 6 julio 2009

Filed under: Mitologia,Uncategorized — juntoalbosque @ 22:36
Tags: , , , , ,

Al principio no habia nada mas que un puntito de energía. Ese puntito era como la semilla de un árbol, que aunque pequeña guarda la vida de ese ser que luego se hará grande. Esa pequeña particula se movía inquieta en el centro de la nada, resisitiendo el peso de todo lo que había por venir, hasta que un día estalló, su contenidó se extendió , y esa energía del principio se convirtió en materia que formó los cuerpos celestes.

Algunas de los millones de bolas de fuego que iluminaban el cielo se fueron enfriando. Una de esas bolas, que llamamos estrellas, era la Tierra. Al principio en la Tierra, que entonces aún no tenía nombre, solo había terremotos, terribles tormentas, volcanes que escupían fuego sin parar… también había agua, pero era venenosa.

Pero poco a poco se calmaron las tormentas y se apaciguaron los volcanes. El sol, con su brillo y su calor, fue convirtiendo el agua venenosa en agua pura y, de este modo, la estrella se transformó en un bello planeta con un cielo que la rodeaba. Y así hubo tierra, agua y cielo para que pudieran habitarla seres de todas clases.

Los rayos de las tormentas del cielo cayeron sobre las aguas y unieron  pequeñas particulas que flotaban en ellas. De esta unión nacieron pequeñas formas de vida que fueron las primeras plantas y animales acuáticos. Las plantas crearon el aire respirable y el aire respirable creó los animales que respiran.

Los primeros animales eran los que nadaban, pues en el agua habían surgido, pero con el tiempo algunos quisieron salir fuera. Estos seres iban arrastrándose, pues no tenían patas sino aletas. Y les surgieron patas y vieron que así andaban mas deprisa sobre la tierra.
Los animales veían todo lo que había a su alrededor y querian alcanzarlo. Querían alcanzar las ramas mas altas, los picos mas escarpados, querían llegar al cielo azul. Otros querian pasar desapercibidos, ser muy grandes o muy pequeños. Y así iban incorporando nuevas herramientas a sus cuerpos y transsformando su aspecto y pronto hubo seres de muchas formas y colores en el agua, los cielos y en todas las partes de la tierra.

Algunos de esos animales que vivian en los arboles decidieron bajar a la tierra y andar erguidos, hablar y pensar, viajar y saber. Y esos eran los seres humanos, que pusieron nombre a la Tierra, a los animales y las plantas, el agua, el cielo, las montañas y a sí mismos. Y adoraron al Sol, pues vieron que él iluminaba y  daba vida a todo lo que había.

Los seres humanos quisieron saber porque eran como eran, ya que al cabo de los años se les había olvidado todo. Buscaron y buscaron. Examinaron a sus hermanos: las plantas y los animales. Y vieron de que estaba hecha la tierra y el agua. Y miraron a los cielos y vieron los otros planetas y las estrellas. Y así fue como llegaron a descrubrir que, al principio, había habido un puntito, nada mas que un puntito de energía.

Anuncios