Junto al bosque

Historias pequeñas y grandes

Diosa gloriosa que brilla en el cielo 3 mayo 2009

Filed under: Cuentos y leyendas,Mitologia — juntoalbosque @ 00:16
Tags: , ,

Amaterasu (Diosa gloriosa que brilla en el cielo) es la Diosa de la Luz y de la compasión. Incluso se la ha llegado a identificar con el sol, cosa extraña en un planeta donde el sol suele ser relacionado con deidades  masculinas.

Al contrario, su hemano Susanoo, no era tan bondadoso. Era un crápula maleducado que solía emborracharse y armar camorra, cosa que a la delicada Amaterasu no le gustaba nada. Un dia se pasó bastante de la raya, arrasando los campos de arroz de su hermana, ensuciando de excrementos los palacios y templos.. y a pesar de los ruegos de la diosa, Susanoo no se detuvo sino que insistió en su actitud vandálica, llegando a causar la muerte de varias de las doncellas de Amaterasu.

Al parecer, detras de este comportamiento había un tema de herencias familiares y envidias. El padre de ambos, Izanagi, había repartido su reino quedando para Amaterasu el sol y el cielo, para otro hermano llamado Tsukuyomi la luna y la noche y para Susanoo, que ya de pequeño era bastante conflictivo, el rayo, la tierra y el mar. Susanoo quedó descontento con el reparto y desde entonces se dedicó a fastidiar a su hermana.

Harta ya de tanta violencia, Amaterasu hizo mutis por el foro y se encerró en la cueva celestial. El resultado, como os imaginareis, fué que el mundo quedó sumido en las tinieblas y, debido a esto, a llenarse de malos espíritus. Ocho millones de Kami, una especie de deidades, se reunieron en torno a la ceuva para tratar de arreglar el desaguisado.  Su estrategida fue la de colocar un espejo en la entrada de la cueva y ponerse a armar mucha bulla para provocar la curiosidad e Amaterasu quien al final no pudo aguantar mas y salió a ver que pasaba.

Lo que vio al salir fue su propia imagen relfejada en el espejo. Ella nunca se había visto y quedó fascinada, tan fascinada que los demás dioses aprovecharon el despiste para cerrar la cueva y evitar a sí que volviera a esconderse. Encantada con tantas atenciones, Amaterasu llegó a un acuerdo para que sus disgustos no volvieran a dejar al mundo en la oscuridad.

– Susanoo fue juzgado por el consejo de los ochocientos dioses por los delitos de “asesinar al caballo “celestial”, asustar a su hermana (provocando así la oscuridad eterna) y de acabar con la vida de las doncellas de Amaterasu.

– Tsukuyomi mató a Uke-Mochi, la diosa de la comida, en una fiesta. Amaterasu se enfadó con él y desde entonces no ha vuelto a hablarle. Por eso el sol y la luna nunca se encuentran.

-Amaterasu tuvo un hijo llamado Ame-no-oshihomini-no-mikoto y este, a su vez, un hijo llamado Ninigi-no-mikoto, al que Amaterasu mandó a pacificar Japón. El nieto de este tal Ninigi fue el futuro emperador Jinmu, del que descienden Akihito, Naruhito, Aiko y toda la parentela. Además es la diosa protectora de la nación japonesa.