Junto al bosque

Historias pequeñas y grandes

El pequeño Dios que detuvo al sol 25 mayo 2009

Filed under: Cuentos y leyendas,Mitologia — juntoalbosque @ 08:56
Tags: , , , , ,

Cuando Maui era joven, los dias eran muy cortos. Maui vivia con su madre, que nunca conseguía completar sus tareas antes de que se pusiera el sol.

Pero desde su nacimiento Maui, pequeño en tamaño pero grande en astucia y conocido con el apodo de “El de las mil estratagemas”, tenía solución para todo. ¿Y si consiguiera hacer que el sol se moviera mas lentamente?.

Armado de unas fuertes cuerdas hechas de fibra de coco y una maza, partió hacia el Este y allí esperó a que el sol apareciera, como cada mañana. Cuando este asomó su cabeza, le arrojó el lazo. Pero la cuerda se quemó.

No se iba a rendir tan facilmente. Para su segundo intento preparó una cuerda con los cabellos de su esposa Hina, cogió la mandibula de su abuela  y se llevó a sus cinco hermanos como ayudantes.

Una vez mas, el sol asomó su cabeza por el horizonte y Maui lo atrapó con la cuerda mágica-ignífuga. Entre los seis hermanos tiraron de ella hasta detener al sol. Para rematar, lo golpeó con la mandibula y el sol se quedó tan debil que ya no podia correr. Solo arrastrarse lentamente por el cielo. Pero Maui solo aceptó liberarle cuando el sol se comprometió a viajar  mas despacio, para que la gente tuviera tiempo de realizar sus tareas.

No fue la unica hazaña digna de mención de Maui. En otra ocasión robó el fuego del mundo subterraneo para darselo a la humanidad. Lo tenía la diosa Mahuika, abuela de Maui,  en la incandescentes yemas de sus dedos. Maui logró que le diera uno de sus dedos para que los hombres pudieran calentarse y cocinar su comida pero en el viaje de regreso lo perdió y volvió a pedir otro dedo. Mahuika se enfureció tanto que arrojó el dedo sobre un bosque, que se incendió causando una gran catástrofe. Maui pidió ayuda a los dioses de la lluvia y el incendio se apagó pero muchas semillas de fuego habian quedado en los árboles que desde ese momento sirvieron a los hombres para hacerlo a su voluntad.

Anuncios